Entradas bajo la categoría ‘Aplicaciones’

Prototipando interfaces gráficas con Axure RP

Publicado el Viernes 23 abril 2010

Hace unos días me encontré ante la necesidad de realizar un prototipo rápido para una aplicación web. Pero en vez de utilizar alguna herramienta gráfica o el papel y lápiz de toda la vida, me propuse encontrar alguna aplicación para Mac que me facilitara un poco las cosas. Bien, pues creo que he encontrado esa aplicación y que se llama Axure RP. Curiosamente, apenas han pasado unos días desde que la compañía anunciara en su blog el lanzamiento de la versión para Mac, así que casi me lo pierdo…

La aplicación, dirigida al prototipado de aplicaciones web, consiste básicamente en una zona de dibujo a la que podemos arrastrar los distintos elementos de la interfaz (botones, cuadros de texto…). Podemos establecer algunos de esos elementos como parte de una plantilla general y reutilizarlos en cada pantalla concreta, añadir anotaciones, asignarlos a distintos miembros del equipo, establecer acciones para los mismos… En general, es todo bastante intuitivo y muy sencillo de utilizar, aunque quizás echo de menos poder utilizar acciones de teclado para algunas cosas. No se puede tener todo.

Para que os hagáis una idea de qué aspecto tiene, aquí os dejo una captura de pantalla (seguro que el “prototipo” os resulta familiar):

El programa permite también generar un prototipo en HTML que simule la interfaz que hemos diseñado. La idea no es tanto su uso en producción (os podéis imaginar cómo queda de bien el código) sino poder hacer una presentación rápida al cliente y ayudarle a concretar sus necesidades sin haber tecleado ni una línea. He hecho la prueba y tengo que decir que el resultado es absolutamente fiel al dibujo. Realmente no me lo esperaba.

La licencia de Axure RP se puede adquirir por 589 míseros dólares, aunque afortunadamente hay disponible una versión de prueba gratuita válida durante treinta días. Algo es algo.

De Tiger a Snow Leopard

Publicado el Lunes 9 noviembre 2009

Casi un año y medio después del lanzamiento de Leopard, justo cuando estaba a punto de decidirme a comprarlo, me enteré de que se avecinaba una actualización. Así que decidí que esperaría a Snow Leopard para actualizarme. Y así estuve, con Tiger hasta hace algo más de medio mes.

Mac OS X Snow Leopard

Fue entonces cuando me decidí a hacer las últimas copias de seguridad y a llevar a cabo una instalación limpia del sistema. Empecé a media tarde y por la noche ya tenía funcionando la mayor parte de las aplicaciones como si no hubiera pasado nada.

Para llevar a cabo una instalación limpia y poder recuperar luego las preferencias de las aplicaciones es preciso copiar la carpeta en la que los programas guardan los archivos que necesitan. En Mac OS X esta carpeta es ~/Librería (donde ~ representa el directorio principal del usuario). Concretamente, las preferencias generales se guardan en un archivo XML con extensión plist en ~/Librería/Preferences/ cuyo nombre tiene que ser el inverso del dominio principal del fabricante, seguido del producto: por ejemplo com.apple.mail.plist. Los archivos de uso de los programas (bases de datos, archivos auxiliares…) deben alojarse en una carpeta en ~/Librería/Application Support/. Sabiendo esto, es muy sencillo copiar programas desde la copia de seguridad de nuevo al disco duro y restaurar su configuración.

Lo que sigue es una breve reseña de un recién llegado al mundo Leopard, contando lo que más me ha gustado y lo que menos. También incluyo algunos comentarios que me hizo Reven al respecto.

Lo que más me ha gustado

En general estoy satisfecho con el cambio. Mi MacBook Pro del 2006 (criatura) arranca ahora casi tan rápido como al principio de sus días. Llevaba tiempo considerando comprar otro ordenador, pero ya no se me hace tan necesario, así que he decidido que voy a esperar.

  • El rendimiento de las aplicaciones ha mejorado de forma muy significativa. Ya no tardo tanto en cargar iPhoto o iTunes, y la rapidez del Spotlight también ha mejorado bastante. Sólo por esto ya doy el cambio por bien empleado.
  • Respecto al Finder, el tema de las pilas, los espacios y esas cosas que ya venían de Leopard están muy interesantes y me han parecido verdaderamente útiles.
  • La nueva Vista Previa. La versión incluida en Tiger era realmente engorrosa, creo que es el programa que más he odiado y que más he tenido que soportar en la vida. Afortunadamente mis súplicas han sido escuchadas: la nueva versión está realmente bien… y además, estoy descubriendo lo útil que resulta el Quick Look.
  • El diálogo de apagar el equipo aparece en primer plano. Puede parecer una tontería, pero me resultaba bastante irritante tener que seleccionar la ventana con el ratón cuando quería apagar o dejar en reposo el ordenador. Por fin puedo apagar el ordenador con el teclado. También hay otras pequeñas mejoras que se agradecen: el icono animado durante la búsqueda de redes inalámbricas,
  • Las aplicaciones que se entregan con el sistema están en general muy muy bien. Mail 4.0 ha mejorado su rendimiento y tiene herramientas que echaba en falta, como las anotaciones y poder crear tareas a partir de correos electrónicos. iCal también ha mejorado bastante, siempre con respecto a Tiger, aunque siguen faltando características como una compartición de calendarios merecedora de tal nombre. QuickTime X también me ha gustado bastante, creo que salda una deuda pendiente que Apple tenía con sus pacientes usuarios.

Lo que menos me ha gustado

  • Es increíble que el cortafuegos venga desactivado por defecto ¿en qué piensa esta gente?
  • En general, no me gustan los cambios en el Exposé: el borde azul que destaca la ventana seleccionada es horrible, sin paliativos. Tampoco me gusta que se incluyan en el Exposé las ventanas minimizadas, ni que estén todas al mismo tamaño. Y lo que más me incordia de todo es no poder desactivar todas estas características que nadie ha pedido. A Reven también le pone bastante de los nervios…
  • Parece que en los portátiles hay problemas con el calor: la temperatura es bastante más alta que con Tiger y con Leopard y los ventiladores funcionan a más velocidad la mayor parte del tiempo. Yo lo he notado bastante. Se cree que puede haber problemas con la gestión de las baterías, aunque también podría estar relacionado con un mayor uso de los recursos del sistema.
  • Aunque en general, la consistencia de la interfaz ha mejorado, creo que cada vez hay más estilos distintos de menú (estoy pensando concretamente en el Dock). Pero no sé, igual es una impresión mía.
  • La macarrada que han hecho con el tema del Apple Remote no tiene nombre, aunque de momento parece que no está claro si es un bug o una feature. Quiero pensar que no se trata de lo segundo, porque no me parecería muy bien, sobre todo teniendo en cuenta que el Apple Remote se vende por separado al precio de 19 €. Afortunadamente ya tiene solución extraoficial: Candelair.

Y ahora voy a escribir lo típico de ¿lo habéis probado ya? ¿qué os ha parecido?

Programación temporal de scripts de Automator

Publicado el Viernes 16 octubre 2009

Hace unos días se me planteó la necesidad de ejecutar algunas tareas de forma periódica en el ordenador. Los Unix disponen de una herramienta genial para estas cosas llamada cron, y que además es bastante fácil de utilizar. Sin embargo, me parecía más atractiva la idea de usar el propio iCal para programar la ejecución del script como si se tratara de un evento convencional (uno se vuelve vago con los años), y eso es lo que finalmente hice.

Para ver el proceso, vamos a empezar por abrir Automator y crear un flujo de trabajo sencillo. Como ejemplo, vamos a hacer un programa que ejecute Safari y acceda a este mismo blog. Lo guardaremos como “Abrir nosolomac”, por ejemplo (descargar).

Captura de Automator

A continuación, vamos a exportar el módulo como evento de iCal. Para ello, nos vamos a “Archivo – Guardar como módulo”. Aparecerá un cuadro de diálogo en que escribiremos el nombre y en cuyo desplegable inferior seleccionaremos “Alarma de iCal”.

Captura de Automator: guardando el flujo como módulo

Con esto, al hacer clic en “Aceptar”, el sistema abrirá iCal mostrando con un evento creado con ese nombre:

Captura de iCal: evento vinculado al flujo de trabajo

Otra manera de hacer lo mismo es crear directamente el evento en iCal y seleccionar “Ejecutar script” en el apartado “Alarma”, seleccionando entonces el archivo con el flujo de trabajo de Automator.

Una vez tengamos la alarma de iCal creada, es muy fácil establecer intervalos de repetición relativamente complejos, lo que sin duda nos aporta una flexibilidad extra muy interesante.

Hay otro tutorial muy bueno en Apple Pro, donde utilizan esta característica para generar un resumen diario de eventos de la agenda. Ah, y sí, sigo utilizando Tiger.

En ocasiones veo __MACOSX

Publicado el Jueves 20 noviembre 2008

Mac OS X tiene integrado un compresor de archivos muy rápido y sencillo de utilizar. Sin embargo, y para ser sincero, diré que incorpora una característica que odio desde lo más profundo de mi corazón. Estoy hablando de ese molesto e intrigante directorio llamado __MACOSX que el sistema incluye en todos los archivos comprimidos, y que sólo resulta visible cuando abrimos el archivo en otro sistema operativo. Por ejemplo, esto es lo que se ve cuando abrimos en Linux un archivo comprimido en Mac OS:

Se trata de un comportamiento que me parece particularmente incordiante porque a menudo intercambio archivos con usuarios de otros sistemas, y me consta que muchos se sienten confusos con la presencia de esa carpeta. Tampoco queda nada bien si por ejemplo deseamos distribuir una aplicación, un tema de WordPress o sencillamente entregar una práctica.

¿Para qué se usa esa carpeta? Básicamente, Mac OS X almacena información de apoyo que permite un acceso más rápido a los datos tras extraer el archivo: miniaturas de imágenes, índices de archivos, y cosas por el estilo. En cualquier caso, datos que no son imprescindibles y que pueden reconstruirse con facilidad, por lo que no entiendo que ni siquiera se pueda desactivar esta característica.

Para evitar este inconveniente, existe una excelente aplicación llamada YemuZip, que permite crear archivos comprimidos sin añadidos indeseables. Sólo hay que arrastrar a la ventana los ficheros que deseemos zipear y recordar seleccionar “PC Compatible” en la ventana que aparece. Si ahora abrimos este archivo con Linux, veremos algo bien distinto:

Con lo que ya podemos estar tranquilos. He leído algunos artículos muy interesantes para escribir esta entrada, pero el que más me ha gustado es Whats with __MACOSX in Zip files?, cuyo autor se despacha a gusto con el tema. Un poco exagerado quizás, pero muy divertido para mi gusto.

Quicksilver

Publicado el Lunes 10 noviembre 2008
Pantalla 'Acerca de' de Quicksilver

Quicksilver es un programa del que se ha hablado hasta la saciedad. Tanto, que pensé que un post sobre él era innecesario; todo el mundo debía conocerlo. Pero he conocido dos usuarios de mac en cosa de una semana que se han quedado con los ojos como platos al verme usarlo. En fin, que queda gente ahí fuera que no lo conoce; se imponía un post.

¿Qué es Quicksilver? Pues básicamente es una lanzadera de aplicaciones, pero decir eso es como decir que un mac es sólo un ordenador. Para mí ha cambiado radicalmente la forma de trabajar con mi mac; te ahorra muchísimo tiempo a la hora de abrir aplicaciones y tiene muchísimas más funcionalidades (de las que debo utilizar, lo admito, una cuarta parte a lo sumo).

Se invoca a Quicksilver mediante una combinación de teclas, en mi caso Ctrl + espacio, y después te pones a teclear el nombre de la aplicación que quieres abrir. Por ejemplo, si quiero abrir Transmission, tecleo T, R …

Una búsqueda con Quicksilver

Ya está, Quicksilver ya sabe que me refiero a Transmission. Sólo tengo que pulsar Intro para elegir la opción por defecto (Abrir) y la aplicación se abre mientras Quicksilver desaparece de mi escritorio silenciosamente. He pulsado un total de 5 teclas para abrir la aplicación que quería. He tardado una fracción del tiempo que hubiera tardado con el ratón. Eso es lo que es Quicksilver: rapidez! Olvídate del ratón.

Quicksilver aprende de nosotros: en el caso de que la combinación de teclas que hayamos usado no nos dé la aplicación que queremos en primer lugar, basta usar las flechas del teclado para llegar hasta ella en el menú desplegable. La próxima vez, Quicksilver se acordará y nos la ofrecerá en primer lugar.

Además de nuestras aplicaciones, Quicksilver indexará otras cosas que tenemos en el ordenador, como por ejemplo los discos, dispositivos conectados, los paneles de preferencias, los documentos recientes, nuestra carpeta del usuario, nuestra agenda, scripts… En el panel de control podemos pedirle a Quicksilver que indexe cosas adicionales o aquellas que no queremos que indexe.

Si queremos elegir otra acción, pulsamos el tabulador y pasamos a escribir en el siguiente panel. La lista de acciones también es extensa. Además de abrir, podemos “abrir con…”, “abrir con retraso de…”, “borrar”, “mostrar en el finder”, “enviar por correo”,… No voy a seguir, pero os diré que con mi configuración, Quicksilver tiene unas 150 acciones. Además desde el panel de preferencias podemos buscar y cargar plugins que añaden nuevas acciones o funcionalidades. Así, una vez instalado Skype y el plugin correspondiente, una de las acciones es “Enviar por Skype”.

Quicksilver nos muestra generalmente dos paneles cuando lo invocamos, pero se adapta a la acción en curso, por ejemplo si elegimos la acción “Enviar por mail…” se abrirá un tercer panel al que podemos acceder pulsando de nuevo tabulador y empezar a teclear el nombre de nuestro contacto de la agenda.

En fin, esto es sólo el principio. Al instalar Quicksilver me pareció una buena idea, pero jamás pensé en las cosas de las que era capaz. Probadlo.

En la página de blacktree, hay una larga lista de tutoriales de Quicksilver que podéis consultar, el mejor de los cuales posiblemente sea el de Dan Dickinson. Lifehacker también tiene un artículo muy bueno de uso avanzado de Quicksilver que nos enseña alguna de sus posibilidades.

Programando con OpenGL en Xcode

Publicado el Martes 30 septiembre 2008

OpenGL es una especificación estándar multiplataforma para trabajar con gráficos en dos y tres dimensiones. Aunque quizás está un poco en horas bajas sigue siendo una opción muy interesante para determinadas aplicaciones.

Para programar en Mac con OpenGL nos basta con el Xcode de toda la vida. Vamos a hacer una aplicación muy sencilla de ejemplo para explorar unas pocas características del framework y para ver qué pasos tenemos que seguir para crear un proyecto para utilizar OpenGL.

En primer lugar, tenemos que crear un nuevo proyecto: para ello hay que ir a “File – New Project…” y allí, bajo el título “Command Line Utility” seleccionar la opción “Standard tool”, igual que si fuéramos a crear un proyecto en C. Luego tendríamos que dar un nombre al proyecto, como sigue:

Elegir un nombre y directorio para el proyecto

En este caso, claro está, hemos seleccionado como nombre del proyecto “nosolomac”. Seleccionando “Finish” ya deberíamos poder empezar a trastear. Lo que hay que hacer a continuación es agregar las bibliotecas de OpenGL al proyecto. Para ello, haciendo clic con el derecho sobre el proyecto, elegiremos “Add – Existing Frameworks”:

Necesitamos agregar los frameworks Cocoa, GLUT y OpenGL. Para ello debemos seleccionar las correspondientes carpetas en la ventana que aparece. Las podemos seleccionar de una en una o las tres de una vez manteniendo presionada la tecla comando. Cuando estemos listos, podemos darle a “Add”. Entonces debería aparecernos una ventana de confirmación como esta:

Aquí sólo tendríamos que pulsar de nuevo “Add”. Con esto, nuestra ventana de proyecto debería tener esta pinta:

Ahora podemos abrir el archivo “main.c” y editar el contenido. Para hacer una prueba rápida he tomado éste programa de Jon McCormack y he hecho algunos cambios, sobre todo dirigidos a simplificar el código: si quieres puedes descargarlo y pegarlo sustituyendo el contenido anterior de main.c.

Pues ya podemos compilar y ejecutar el programa, por ejemplo haciendo clic en el botón “Build and Go”. Si todo ha ido bien veremos algo así:

Es fácil, ¿verdad? De todas formas, si hay alguna duda o algún problema, nos vemos en los comentarios…

Gracias a | Tiny Mac Tutorials

Control y backup de la librería iPhoto

Publicado el Viernes 30 mayo 2008

Mi relación con iPhoto es una de amor-odio. Por un lado iPhoto ofrece una interfaz bastante buena (emho) y facilita la ardua tarea de mantener nuestra colección [cada vez más grande] de fotos en orden. Por otro lado, iPhoto suele hacer lo que le da la gana, lo que será bueno para usuarios a nivel básico, pero siempre he echado de menos más control y más opciones.

Cada versión de iPhoto se caracteriza por algunas malas decisiones. La siguiente versión corrige algunas, pero trae alguna nueva particularidad. Es de esas cosas que Apple suele hacer: se esfuerzan tanto en hacer las cosas sencillas e intuitivas que sólo si eres completamente idiota eres capaz de utilizar la aplicación. Algunas de estas obviedades son por ejemplo el cambio de fecha de las fotos en la anterior versión (de lo que ya hablé aquí), el borrado “fantasma” en el que sólo se borraban fotos si las borrabas de la biblioteca (y no de los álbumes)…

La última versión de iPhoto ha traído algo de cordura con la implementación de los eventos, con muchas mejoras en cuanto a la meta-información de las fotos (incluyendo la fecha), pero sigue fallando en algo tan básico como es una debida gestión de la fototeca.

Yo siempre he elegido la opción de no copiar las fotos a la librería a la hora de importarlas, porque me gusta que estén ordenadas según mis criterios y porque creo que así están más accesibles a otras aplicaciones. El problema que tengo ahora es que con cerca de 9000 fotos, iPhoto empieza a temblar cada vez que hago algo.

Hace unas semanas repasé toda mi biblioteca, borrando fotos estúpidas, borrosas, “abstractas” (categoría en la que incluyen fotos veladas, del suelo, del cielo, etc.) y duplicadas. Una vez acabado el herculano órden, vacié la papelera de iPhoto con cierta satisfacción. A los dos minutos me dí cuenta de que las fotos desechadas aún estaban ahí en mi disco duro, ocupando preciosos gigas.

La respuesta obvia es que iPhoto no borra los archivos cuando eliminas fotos de la librería, a no ser que esas fotos estén copiadas a la librería.

La solución por la que he optado es la siguiente: Cuando descargue las fotos de mi cámara, éstas irán en una carpeta que llamaré “Descargadas” o algo similar. El siguiente paso será importar las fotos de ese evento o fecha en iPhoto, eso sí, con la opción de “Copiar fotos a la librería” activada. A partir de ese momento puedo editar y borrar fotos a mi antojo dentro de iPhoto. Al vaciar la papelera esas fotos serán borradas de la librería, pero siempre me queda la copia en mi carpeta.

Además, a la hora de hacer copias de seguridad, basta con copiar la carpeta “Descargadas” a CDs, DVDs o a nuestro disco externo, por eventos, por fechas o lo que sea más conveniente. Una vez copiadas, podemos eliminarlas de nuestro disco duro, arañando un poco de espacio para otras cosas.

De esta forma consigo que iPhoto deje mi colección de fotos en paz y que cuando borro algo en iPhoto, se me haga caso. La librería de iPhoto debería ser mucho más liviana y mi colección estará convenientemente almacenada.

Ahora solo falta que alguien se anime a escribir un script o programa que quite un poco del trabajo.

Acceder al localhost desde Parallels

Publicado el Miércoles 15 agosto 2007

Quienes nos dedicamos al desarrollo web necesitamos, de cuando en cuando, comprobar que nuestro trabajo funciona correctamente en todos los navegadores, Internet Explorer incluido (suspiro).

En principio, si disponemos de un software de virtualización como Parallels, esto no implica mayores problemas: podemos instalar Windows, ejecutar Internet Explorer y acceder al sitio. Sin embargo, muchas veces estaremos utilizando un sistema tipo MAMP para ejecutar nuestro propio servidor y poder trabajar “en local”. La pregunta entonces es: ¿cómo accedemos desde el sistema virtualizado al localhost de Mac OS? ¿Cómo comunicar la máquina hospedada con la anfitriona?

En primer lugar necesitamos conocer la IP del adaptador de red entre Parallels y el sistema hospedado (Windows en este caso). Para ello, nos basta ir al panel de Red en Preferencias del Sistema. Allí debemos localizar el adaptador “Parallels Host-Guest” y ver la dirección IP asignada. En mi caso, esta dirección es 10.37.129.3.

Preferencias de Red

Bien, esta es la dirección del localhost de Mac OS en el sistema hospedado. Si estamos utilizando Windows XP, tenemos arrancado MAMP en Mac OS y queremos acceder a la página de configuración, tendremos que escribir en el Internet Explorer la dirección del adaptador seguida del puerto. En mi caso, esta dirección es http://10.37.129.3:8888/MAMP.

MAMP en IE

Podemos perfeccionar esto para no tener que escribir esta dirección cada vez que queramos acceder a nuestro localhost, modificando el fichero hosts. En Windows tenemos que irnos a \WINDOWS\system32\drivers\etc y allí editar el archivo hosts. En Linux, esta ruta es /etc/hosts, y necesitamos permisos de root. Sea como sea, en el archivo de hosts podemos añadir algo como “10.37.129.3 mac“, con la IP de nuestro adaptador y el nombre que queramos dar a este host. Así, después podremos acceder sencillamente escribiendo http://mac:8888/MAMP/ en el navegador que estemos utilizando.

Copiar el correo y los contactos

Publicado el Viernes 3 agosto 2007

Creo que ya no hace falta convencer a nadie de la importancia de realizar copias de seguridad periódicas de los archivos importantes. Sin embargo, algo que solemos olvidar en esta tarea es guardar nuestros correos y nuestros contactos, de modo que vamos a ver cómo solucionarlo.

Los correos pueden tratarse como archivos normales y corrientes. Es necesario copiar:

  1. Los archivos ubicados en ~/Librería/Mail.
  2. La carpeta “AdressBook” en ~/Librería/Application Support, que contiene datos comunes a Mail y a la Agenda.
  3. El archivo de preferencias de Mail denominado “com.apple.mail.plist” en ~/Librería/Preferences.

Donde el símbolo ~ denota nuestro directorio de usuario. Hay también un artículo técnico de Apple respecto a esto, pero vamos, vienen a decir lo mismo.

Y gracias a Hawk Wings he descubierto una aplicación llamada Mail Archiver X, que puede utilizarse para crear una base de datos del correo, y por tanto para realizar copias del mismo.

Mail Archiver X

No he llegado a trastear mucho porque con el primer método me doy por servido, sólo señalar que es necesario hacer clic en “Setup” al iniciar la aplicación, y allí seleccionar el programa de correo que estemos utilizando. Después, basta irnos a “Archive” para componer los índices. Existe una vista detallada de los correos y podemos editar diversos parámetros, así que es una solución bastante interesante.

Si alguien hace más pruebas y quiere compartir con nosotros sus impresiones, serán bienvenidas.

Un wiki en tu mac

Publicado el Domingo 1 julio 2007

¿Estás terminando un proyecto de fin de carrera y se acerca la temida fase de elaborar la documentación? ¿Necesitas organizar tus ideas? ¿Buscas un cerebro auxiliar? ¡Necesitas un wiki!

Soy un fan de los wikis. Me parece una forma extraordinaria de organizar la información, mucho más eficiente que utilizar un documento normal y corriente. Pero usar un wiki en Internet para mis turbios asuntos no me acababa de convencer, fundamentalmente por seguridad y velocidad.

Modo principiante

La primera opción es utilizar un widget llamado “Wikiti” que nos instala un wiki en el dashboard. Esto es útil para anotar ideas rápidas o sustituir a las famosas notas adhesivas de colores. Se usa muy fácilmente y es bastante práctico.

wikiti.png

Sin embargo, es evidente que no podemos gestionar un documento medianamente grande con este sistema, así que vamos a irnos a algo más sofisticado.

Modo intermedio

¿No habrá una aplicación de escritorio que permita hacer esto mismo? La respuesta es que sí, y se llama VoodooPad. El programa tiene una versión “Lite” gratuita, que vale para la mayoría de las cosas y que es la que estoy utilizando ahora con muy buenos resultados.

voodopad.png

La aplicación completa sale por 29.95 $, y aunque creo que está bastante bien para la calidad del programa no sé si vale la pena pagarlos… sobre todo nos ponemos en plan profesional…

Modo experto

Para los que no temen mirar cara a cara a la muerte y sonreír, está la opción profesional, que es matar moscas a cañonazos pero que es la más completa (y sobre todo la más divertida).

La idea es instalar el software de wikis por excelencia, el MediaWiki, en nuestro equipo local. Claro que no nos vale con instalarlo como si fuera una aplicación normal y corriente: MediaWiki es un programa para ser ejecutado en servidores, así que tendremos que montar un servidor en nuestro Mac, utilizando –por ejemplo– MAMP, para lo que podríamos poner en práctica lo que vimos hace tiempo.

Una vez que hayamos instalado MAMP debemos, en primer lugar, descargar MediaWiki. Después tenemos que copiar los archivos a una carpeta en el directorio web de nuestro servidor, generalmente en la carpeta “Web” de nuestro directorio personal. Si en este directorio creamos una carpeta llamada “wiki”, podremos acceder a ella con la dirección http://localhost/wiki. Si vuestro MAMP está configurado para utilizar el puerto 8888 en vez del 80, la dirección sería http://localhost:8888/wiki.

wiki1.png

Una vez accedamos a esta carpeta, sólo nos queda ejecutar el script de instalación de MediaWiki y seguir los pasos que nos indique el asistente. Al final veremos algo así:

wiki2.png

¡Y ya está! Espero que esto os de alguna idea interesante, sea cual sea la opción que terminéis por elegir. Si conocéis otros métodos y os apetece compartirlos, estaremos encantados de leerlos.

  • Página 1 de 2
  • 1
  • 2
  • »